Semillas de resistencia

17/05/2022
Alex Wischnewski

Entre el 27 y 29 de abril se realizó en Salvador de Bahía, Brasil, el Encuentro Internacional “Sementes de Resistência”- Perspectivas feministas y antirracistas hacia las instituciones, organizado por la Fundación Rosa Luxemburg. El mismo reunió a más de 40 activistas, políticas y legisladoras de diferentes países y
regiones: Brasil, Chile, Estado Español, País Vasco, Catalunya, Alemania, Portugal y Argentina.

El objetivo principal fue articular iniciativas de participación política institucional con perspectiva feminista en distintas partes del mundo. El territorio elegido, Bahía, tuvo que ver con visibilizar la lucha de las mujeres negras en la política y expresar la solidaridad internacional ante hechos de violencia política y el racismo estructural que vive el pueblo brasilero. Previamente a este encuentro presencial, las activistas se habían reunido virtualmente durante la pandemia, compartiendo sus logros, dificultades y desafíos, a fin de comenzar a articular una red internacional de feministas en instituciones. De esta forma, gracias a una traducción simultánea en los diferentes idiomas durante los tres días, se trabajó para construir un espacio de confianza para el intercambio entre mujeres y disidencias que participan en la política institucional como parte de su apuesta colectiva feminista.

Durante el encuentro, tuvo un lugar central repensar las apuestas de los feminismos para cambiar radicalmente las estructuras políticas del Estado. En este marco, desde Chile, diversas militantes compartieron sus aprendizajes y desafíos sobre el proceso actual constituyente. Desde Brasil, se aportaron las experiencias de la construcción de mandatos colectivos en los diferentes niveles del poder legislativo de ese país. Asimismo, se presentaron las experiencias de articulación federal entre diversas colectivas de mujeres negras para incidir en la política y como forma de acuerpamiento para garantizar la participación. Desde Portugal, las militantes dieron cuenta, desde una lectura antirracista, de la Campaña que realizaron para que todas las personas nacidas en ese país, tengan derecho a la ciudadanía sin discriminación y por tanto también tengan derecho a la participación política en el país, y así desandar en parte la desigualdad colonial que permanece.

El debate en torno a los cuidados fue relevante en el encuentro. Se compartieron experiencias de organización local en los diversos países donde están en funcionamiento formas políticas concretas de cuidados desde una gestión feminista y antirracista. Se presentaron experiencias de organización en Barcelona (Catalunya), en Rosario (Argentina) y en Berlín (Alemania). Todas ellas tienen en común la búsqueda del acceso gratuito y popular a la salud, educación, vivienda y cuidado de personas, así como la articulación entre las familias, comunidades y estado para la organización de la vida en territorio.

El Encuentro estuvo atravesado por la denuncia de hechos sistemáticos de violencia política contra las mujeres y disidencias que se organizan para estar en política. El machismo, el racismo y los conservadurismos fueron denunciados como responsables de ataques concretos para amedrentar y alejar a los feminismos de la vida institucional. Pero, además de la denuncia, se conversaron y reforzaron herramientas concretas de abordaje y denuncia de estas violencias. Por una parte, se retomó la Alerta feminista y antirracista contra la violencia y por una política que ponga la vida en el centro, que es un documento público escrito colectivamente por las activistas para el último 25 de noviembre, donde se visibilizan las persecuciones y ataques machistas concretos dentro y fuera de las organizaciones. Por el otro, se compartieron los diferentes protocolos que las colectivas vienen desarrollando para trabajar el tema y reaccionar cuando un hecho ocurre. El trabajo colectivo, la contención grupal y la división de responsabilidades fueron ponderadas como prácticas necesarias para que las mujeres y disidencias lleguen y permanezcan en espacios políticos institucionales. La figura de Marielle Franco, feminista negra, política, bisexual y luchadora por los DDHH asesinada hace 4 años en un criminen aun no esclarecido, fue recuperada por todas las participantes como una importante referencia e inspiración para las luchas feministas y antirracistas en todo el mundo.

Como cierre del Encuentro, se realizó un Evento Público en Goethe Institut, ubicado en el centro de la ciudad de Salvador, donde se debatió sobre las apuestas feministas en política y que reunió a mujeres y disidencias de Brasil, Chile, Portugal y Alemania. La actividad fue transmitida en el canal de YouTube de la Fundación Rosa Luxemburg, donde sigue disponible, y contó con un espacio musical de tambores y canciones afrobrasileras del grupo Didá, formado solo por mujeres negras.